Donde se revela el nombre en muerte de Pedro Rojas

Autores/as

DOI:

https://doi.org/10.31381/archivovallejo.v1i1.5135

Palabras clave:

Pedro Rojas

Resumen

Tercer poema de España, aparta de mí este cáliz, versos en la memoria y el corazón de «los compañeros»: ese grito del alma era el que «solía escribir con su dedo grande en el aire» Pedro Rojas, «padre y hombre, marido y hombre, ferroviario y hombre», a quien César Vallejo hace mirandés, o sea, de Miranda de Ebro, enclave industrial y nudo ferroviario en el noreste de la provincia de Burgos, en los límites con Álava y La Rioja, ahora con más de treinta y cinco mil habitantes que durante la guerra incivil apenas llegaban a trece mil, y donde las izquierdas, concretamente el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), dominaban entonces y siguen dominando en la actualidad. Pedro por Petrus, piedra firme, y Rojas por las banderas rojas, pero ¿por qué ferroviario y de Miranda, donde no existe —y conste que se ha buscado— ni rastro de un represaliado llamado así? Posiblemente se trate de un homenaje del poeta a Miranda de Ebro, para él una ciudad conocida, punto de paso obligado en sus viajes por tren de París a Madrid y viceversa, y a los trabajadores del ferrocarril, uno de los gremios más politizados y con más penetración del Partido Comunista en la España de la preguerra, con varios ferroviarios mirandeses ciertamente asesinados entonces.

Descargas

Publicado

2022-11-18

Número

Sección

Artículos